En la búsqueda constante de soluciones para una movilidad más sostenible, BMW Group ha puesto sus ojos en una fuente de energía abundante y prometedora: el hidrógeno. En este artículo, exploraremos cómo este elemento, el más abundante en el universo, está allanando el camino hacia un futuro más limpio y eficiente en la industria automotriz.

Lea también: BMW producirá su último V12 en junio de este año

El Potencial del Hidrógeno

Desde hace décadas, el hidrógeno ha sido considerado como una alternativa viable para impulsar vehículos, gracias a su alta densidad energética y la posibilidad de reabastecimiento rápido. En comparación con las baterías eléctricas convencionales, el hidrógeno ofrece una mayor autonomía y tiempos de recarga reducidos, lo que lo convierte en una opción atractiva para diversos tipos de vehículos, desde automóviles de pasajeros hasta vehículos pesados.

Investigación y Desarrollo de BMW:

El compromiso de BMW con la investigación en tecnología de hidrógeno se remonta a los años 70, cuando iniciaron colaboraciones pioneras para convertir vehículos convencionales en prototipos impulsados por hidrógeno. A lo largo de los años, BMW ha liderado avances significativos en esta área, estableciendo récords de velocidad y desarrollando vehículos de producción en serie que utilizan tanto hidrógeno como combustibles tradicionales.

El Futuro de la Movilidad Sostenible

Con el lanzamiento del BMW iX5 Hydrogen, la visión de una movilidad sostenible impulsada por el hidrógeno se hace realidad. Equipado con una potente batería y una célula de combustible de última generación, este vehículo representa la próxima fase en la evolución hacia un transporte más limpio y eficiente. Con una autonomía impresionante y tiempos de recarga ultrarrápidos, el BMW iX5 Hydrogen marca el comienzo de una nueva era en la industria automotriz.